warning icon
YOUR BROWSER IS OUT OF DATE!

This website uses the latest web technologies so it requires an up-to-date, fast browser!
Please try Firefox or Chrome!

Entrevista con el Príncipe Murat
 

Por Eduardo Mackenzie, periodista y escritor franco-colombiano

Paris, 10 de mayo de 2015

 

Nuestro entrevistado, Joachim Príncipe Murat, es el octavo Príncipe Murat. Es el actual jefe de la Casa Soberana de Nápoles y miembro de la familia imperial. Nació en Neuilly sur Seine el 26 de noviembre de 1944. Su padre, el séptimo Príncipe Murat, murió heroicamente a los 24 años durante la Segunda Guerra Mundial, ejecutado por un comando SS de la siniestra División Das Reich, el 20 de julio de 1944. Miembro del grupo resistente de L’Indre, maquis Carol, de las Fuerzas Francesas Libres, dirigidas por el General Charles de Gaulle, durante la Ocupación alemana, el séptimo Príncipe Murat fue capturado y ultimado mientras trataba de salvar las armas y documentos de su grupo. Un monumento en su honor fue erigido en La Gabriere Lingé.

 

Pregunta: Monseñor, la ciudad de Nápoles rendirá este año un gran homenaje a Joachim Napoleón Murat, rey de las dos Sicilias. ¿Podría explicarnos por qué?

Respuesta: En efecto, en octubre próximo se cumplirá el bicentenario  de la muerte de Joachim Napoleón Murat, rey de Nápoles y de las dos Sicilias. La ciudad de Nápoles conmemorará su trágica desaparición,  ocurrida en Pizzo, ante un pelotón de fusilamiento, el 13 de octubre de 1815. El bicentenario comenzará en realidad este 18 de mayo, con una  gran exposición en el Palacio Real  de Nápoles que reunirá objetos y documentos que pertenecieron a Murat, Mariscal del Imperio y Gran Duque de Berg y de Cleves. Durante esa semana, habrán dos conciertos, una cena de gala organizada por militares franceses y, sobre todo, será inaugurado un coloquio internacional que reunirá,  en la Universidad Oriental de Nápoles,  historiadores, biógrafos  y expertos. Durante dos días ellos expondrán sus puntos de vista sobre la trayectoria militar y política de Murat, y sobre las reformas modernizadoras que él emprendió durante su reinado en Nápoles. Finalmente, el 13 de octubre, en Pizzo, Calabria, habrá una ceremonia oficial para conmemorar la muerte de Murat.

Pregunta: Murat  fue uno de los grandes jefes carismáticos de la Grande Armée. El recorrió Europa realizando proezas militares bajo el mando de Napoleón I. ¿Cómo logró Murat conquistar el corazón de los napolitanos?

Respuesta.  Murat es, en efecto, un personaje muy estimado y hasta venerado por los napolitanos. Como rey de Nápoles y de las dos Sicilias,  él hizo mucho por el desarrollo de la Calabria, la cual encontró en un gran atraso  pues los Borbones  jamás emprendieron las reformas que exigía esa importante región de la península.

Pregunta: ¿Como resumiría usted esa obra de modernización?

Respuesta: El liberó a la isla  de Capri del dominio inglés y desarrolló grandes trabajos contra la miseria y el iletrismo. El abolió el feudalismo en la región, introdujo el Código Civil, fomentó las bellas artes y ordenó la construcción de hospitales. Fundó una universidad y una escuela naval y mejoró las vías de comunicación para  conectar a Nápoles con el estrecho de Messina. Murat combatió las bandas que pillaban y desestabilizaban la región de Calabria. Fue un rey social, impulsor de los principios de la Revolución. Con la ayuda de Carolina, su esposa,  hermana de Napoleón, Murat se lanzó a la restauración de Pompeya y Herculano.

Pregunta: ¿Es cierto que los napolitanos recuerdan a Murat sobre todo por haber favorecido el movimiento unitario de Italia?

Respuesta. Sí, claro, él luchó para sacar a Italia del dominio austríaco. Murat comprendía muy bien el sentimiento nacional de los pueblos europeos. El había visto a los poloneses luchar por su independencia. Aunque fue él quien aplastó la revuelta española del Dos de Mayo de 1808, él vio con cierta admiración la lucha de los españoles por su libertad. Murat hizo suyo el ideal de libertad y unidad de la península itálica. Su Proclama de Rímini, del 30 de marzo de 1815, donde él llama a la independencia y a la unidad italiana, contiene sus ideas al respecto. Estas fueron acogidas por la población. Por eso Murat es visto hoy como el pionero de la unidad italiana  y de la misma unidad europea. Garibaldi dirá más tarde que Murat era “el rey de los valientes y el más valiente de los reyes”. El historiador Luigi Marcilli Migliorini ve en él “el mártir de la unidad italiana”.

Pregunta: ¿Cuando Napoleón nombra a Murat rey de Nápoles los habitantes de ese reino sabían quién era él?

Respuesta: El Emperador envía su hermano Joseph Bonaparte a España y le impone a Murat el título de rey de Nápoles y de las dos Sicilias, el 15 de julio de 1808. La gesta napoleónica, de la cual Murat hacía parte integral, primero como General de la Grande Armée y luego como Mariscal del Imperio y miembro de la familia imperial, era conocida por los napolitanos. El prestigio de Murat, quien era visto como el dios de la caballería de los ejércitos franceses, era conocido en Europa. Su comportamiento heroico en Marengo, sus cargas enérgicas al frente de la caballería imperial, su persecución y destrucción total del ejército prusiano en Iena, en 1806, probablemente su mayor victoria militar, eran conocidas en toda Europa.  Así como su carga en la sangrienta batalla de Eylau (7 y 8 de febrero de 1807, donde 50 000 franceses vencen a 80 000 rusos y prusianos), donde Murat  y sus hombres paran en seco la infantería rusa en el momento crucial del combate. Murat  también se había cubierto de gloria al dirigir el ala izquierda del ejército de Napoleón en Austerlitz, contra la caballería rusa y austriaca. Mucho antes, en 1798, Murat había definido el desenlace de la dura batalla de Aboukir, ante 100 000 otomanos, donde él fue gravemente herido. Sin ese triunfo en Egipto no habría habido después ni Consulado ni Imperio.

Pregunta: ¿Cómo la derrota de Napoleón en Rusia afectó el destino  meteórico de Murat?

Respuesta: Murat participó en la conquista de Rusia, y se distinguió en la batalla de la Moskowa. En 1812, el Emperador le encomendó dirigir el regreso de las tropas a Francia pero el 16 de enero de 1813,  en Posen, Murat decidió ceder el mando al príncipe Eugène, hijo de Josephine de Beauharnais, para regresar a Italia y estabilizar su reino, acosado por los coaligados. Las relaciones difíciles que podían existían entre  Napoleón y Murat se agravaron pero el primero no acusará jamás al segundo de traición ni de deserción. Por el contrario, Napoleón pedirá poco después a Murat participar en su nueva campaña guerrera.  Murat combate con éxito en Dresden pero en octubre de 1813 el ejército francés, de sólo 200 000 hombres, sucumbe ante el peso numérico del enemigo, la llamada coalición de siete naciones, en  Leipzig. Días más tarde, Murat regresa a Nápoles pues Italia había pasado bajo el control de los Aliados. Decididas a lograr la unificación de Italia, las tropas de Murat expulsan a los austríacos hasta la ciudad de Ferrara pero son vencidas el 3 de mayo de 1815 en la batalla de Tolentino y Murat debe exilarse para escapar a la captura.

Pregunta: ¿Por qué Murat no estará en la batalla de Waterloo, el 18 de junio de 1815?

Respuesta: Porque el Emperador no lo llamó ni le pidió que participara. Esa ausencia debilitó evidentemente el dispositivo francés.  Tras la derrota definitiva de Napoleón,  Murat tuvo que huir de nuevo. Como los otros grandes jefes militares del Emperador,  Murat era buscado con fines de liquidación por el régimen de Luis XVIII.  Murat  se refugia en sur de Francia y más tarde en Córcega, donde rodeado por unos mil  seguidores resuelve, contra el consejo de sus amigos, reconquistar su reino. Impulsivo, incursiona en Italia sin mayor preparación y con sólo seis navíos y un puñado de soldados. Sin encontrar respaldo en la población  y traicionado por un espía, Murat cae en manos de Ferdinand IV en Pizzo, Calabria. Tras una parodia de juicio, es condenado a muerte y ejecutado el 13 de octubre de 1815. De pié y sin vendaje, lanza a la multitud estas últimas palabras: “Yo enfrenté muchas veces la muerte y no le tengo miedo.  ¡Soldados, cumplan con su deber. Apunten bien, directo al corazón, sin tocar la cara!”. El mismo dirigirá el pelotón de fusilamiento. El tenía 48 años.

Pregunta: ¿Dónde fue enterrado y que ocurrió con su descendencia?

Respuesta: El cuerpo de Murat fue arrojado a la fosa común de la catedral de Pizzo y allí reposa desde entonces, confundido entre los restos de muchos otros muertos. En París, en el cementerio Père Lachaise, fue construido un mausoleo para los grandes Mariscales de Napoleón. Allí reposan Ney y Massena. El espacio dedicado a Murat existe pero no contiene el cadáver de éste, sólo los restos de algunos de sus descendientes, pero no de sus hijos.  Estos, Achille y Lucien, tras la muerte de su padre, partieron hacia Estados Unidos con su tío Joseph Bonaparte. Achille se casó allá con la sobrina de George Washington. Lucien regresó a Francia durante el periodo de Napoleón III.

loading
×